El término ‘energía’ hace referencia a una capacidad para obras, transformar o poner en movimiento. Para los sectores tecnológicos y económicos es un recurso natural que se puede extraer, transformar y usar de manera industrial o sacarle un rendimiento económico gracias a la tecnología. La energía es un bien intermedio para satisfacer otras necesidades en producción de bienes y servicios. Suele ser tema de numerosos conflictos por su escasez.

Podemos clasificarlas en renovables (eólica, geotérmica, hidráulica, mareomotriz, solar, cinética, biomasa, gradiente térmico oceánico y energías azul, termoeléctrica y nuclear) y no renovables (carbón, centrales nucleares, gas natural, petróleo y atómica).

Las energías renovables se obtienen de fuentes de energía naturales que son virtualmente inagotables, por su gran capacidad, cantidad o porque pueden volver a generarse de manera natural. Suelen ser llamadas también energías alternativas, ya que en la actualidad son mucho más usadas las no renovables y contaminantes.

La energía es un elemento fundamental del progreso y del bienestar. Nuestro modelo económico, en continuo crecimiento, requiere también de un crecimiento paralelo de consumo de energía, lo cual acarrea problemas progresivos como la contaminación, el calentamiento global o el efecto invernadero.

El inevitable cambio entre energías convencionales y energías alternativas deberá darse irremediablemente durante este siglo, para lo que es importante remarcar que estas fuentes del futuro también son finitas, por lo que tampoco permitirían ese deseado crecimiento perpetuo. De ahí el surgimiento del tan escuchado concepto DESARROLLO SOSTENIBLE, que se basa en el uso de energías plenamente renovables (ya que las fósiles se acabarán agotando), limpias (a diferencia de las actuales), el autoconsumo (que evite la construcción de grandes infraestructuras para su distribución), la mejora del rendimiento de los dispositivos eléctricos (electrodomésticos y demás) y la eliminación del consumo innecesario (desarrollando una conciencia de consumo eficiente que condene el despilfarro). Esta necesidad creciente habrá de pasar de un mero estilo de vida alternativo (como se ve actualmente) a una actividad impuesta e irremediablemente, independientemente de nuestras opiniones, gustos y creencias.

Las energías renovables no contaminantes proceden de la energía azul (llegada de masas de agua dulce a masa de agua salada), el viento (eólica), el calor de la Tierra (geotérmica), las corrientes de agua dulce (hidráulica o hidroeléctrica), los mares y océanos (mareomotriz), el Sol (solar) y las olas (undimotriz).

Entre las contaminantes está la biomasa (combustible obtenido a partir de la materia orgánica), de donde se obtiene por ejemplo el biodiésel. También el dióxido de carbono y la obtenida a través de otros residuos contaminantes pero renovables.

Entre las no renovables contamos con la energía fósil en todos sus estados (carbón, petróleo, gas naturas). Es la energía más utilizada a lo largo de todo el mundo. La energía nuclear tiene el inconveniente de los residuos nucleares, que tarden mucho en perder la radiactividad.

No queda exento de polémica el uso de varias energías renovables que tienen un fuerte impacto sobre el medio ambiente, como la biomasa o la energía hidráulica. La cruda realidad es que todas las fuentes de energía producen un impacto ambiental, ya sea visual, de ruido de baja frecuencia, como trampa para aves… Algunas pueden provocar pandemias si se utilizan en los climas propicios para ello, con climatologías altas extremas, o alterar el patrimonio cultural y paisajístico, o incluso el movimiento de poblaciones completas.

Las organizaciones ecologistas sostienen que un consumo de energía sostenible y el autoconsumo son posibles, y desplazan toda la responsabilidad de la toma de decisiones a los dirigentes políticos, quienes no están facilitando debidamente las medidas adecuadas.

Desde Empresas Energéticas queremos dar un voto de confianza a una serie de empresas pertenecientes a este sector, seleccionadas por nosotros, que cumplen con su actividad y suministro de la forma más sostenible y ecológica posible.

Deja un comentario