Como ahorrar energía en nuestra empresa

Vivimos en una sociedad en la que cada vez estamos más concienciados con el ahorro energético y la ecología y es que el cambio climático es una realidad de nuestro tiempo que nos afecta a todos los habitantes de la Tierra por igual, por lo que, si queremos conservar nuestro planeta durante muchos años más, tendremos que poner de nuestra parte para que se preserve de la mejor forma posible. Las emisiones de las fábricas, el uso de combustibles fósiles, la contaminación que desprenden nuestras ciudades y que nosotros mismos vertemos a ríos y mares son solo algunas de las prácticas que debemos evitar si nuestra intención es la de ser ecológicos. En nuestro caso, como empresarios debemos aportar nuestro granito de arena y pequeñas acciones tales como lavar todos los uniformes de los empleados en máquinas de gran tamaño como las de LavaTur supone que, de una sola vez, o lo que es lo mismo, con un solo gasto de electricidad y agua, nos saquemos de encima una colada para la que en otras lavadoras debiéramos gastar más del doble o triple.

Hablamos de pequeños gestos como el que os hemos dicho y es que poco a poco, gota a gota, conseguiremos hacer de este planeta un lugar mejor y más agradable para vivir todos y cada uno de los habitantes.

Si hablamos de las medidas de ahorro que podemos llevar a cabo en nuestra compañía podríamos comenzar por poner en práctica una reducción del consumo de agua que tengamos y una forma de hacerlo es instalando en nuestros grifos una pieza que limita el caudal que por el sale, reduciendo así, en algunos casos, casi hasta la mitad este gasto. A mayores, en las cisternas de los sanitarios también podemos posicionar un ladrillo u otro elemento que limite la capacidad de carga, gastando de esta forma menos agua cada vez que tiramos de la cadena. Otra de las opciones para reducir el gasto del líquido elemento es concienciar a nuestros empleados de su escasez y rogar reiteradamente que tan solo hagan uso del agua cuando sea estrictamente necesario evitando acciones como dejar abierto el grifo mientras nos lavamos las manos o, si existen duchas en la empresa, cerrando el paso de agua mientras nos enjabonamos.

En lo que respecta al consumo de luz en nuestra empresa, también podemos tratar de reducir este gasto realizando una serie de adaptaciones para ser más eficientes. Dado el caso de que poseamos una gran extensión de terreno una de las opciones que podemos llevar a cabo es la instalación de un mini parque eólico que nos abastezca de electricidad suficiente para poder mantener activo y en funcionamiento nuestro centro de trabajo sin mayores problemas y es que aunque ajustemos al máximo la capacidad de potencia, seguiremos estando conectados a la red eléctrica por lo que cuando los generadores no den producido la cantidad suficiente de energía podremos tirar de la red sin mayor inconveniente que pagar la factura a final de mes como veníamos haciendo hasta ahora, pero en cantidades mucho menores. Otra de las opciones viables, tengamos o no terreno adyacente es la instalación de placas fotovoltaicas y es que ya sea en el tejado de la planta o en el terreno, tan solo basta con posicionarlas, instalar un acumulador y que dé el sol para poder disfrutar de energía sostenible de forma gratuita con el consiguiente ahorro que ello supone.

Otras formas de ahorrar para las empresas

No todo el ahorro que podamos llevar a cabo ha de ser energético ya que también podemos seguir otra serie de trucos para contribuir a ser más eficientes. Estas contribuciones pasan por el reciclaje de elementos que ya no vayamos a usar, como por ejemplo desechos de acero en una compañía metalúrgica o aceites o neumáticos en un taller, ya que, si los tratamos de la forma adecuada, podremos otorgarles una segunda vida útil con lo que estaremos ahorrando crear nuevo material. Además, si nuestra compañía realiza servicios de logística, tener almacenes en puntos estratégicos, así como una ruta de camiones más estudiada y optimizada puede repercutirnos ahorros de bastantes miles de euros en conceptos como el mantenimiento de la flota, los cambios de aceites y piezas, así como en ruedas y combustible.