¿Es Rentable la Instalación de Paneles Solares en el Tejado?

El sol es una fuente inagotable para conseguir energía de una manera limpia y, además, de este modo, estaremos siendo responsables con nuestro medio ambiente.

Si bien, la instalación en sí de un panel fotovoltaico no es muy complicado, precisamos de un kit de placa solar con todo lo necesario. Ahora bien, existen una serie de cuestiones a tener en cuenta si estamos pensando en invertir en placas solares.

Sobre todo, tener claro el aspecto de la normativa referente a la instalación de placas solares o el impuesto al sol, para que tengamos una visión clara de la situación y podamos tomar la decisión adecuada sin dudas.

La instalación en sí no es complicada, una vez que tengamos todo lo que necesitamos, fijaremos los carriles y el panel en el tejado. Después de pasar los cables al interior de la casa y colocar las canaletas en la pared, pasaremos a realizar las conexiones eléctricas, y seguiremos las indicaciones del fabricante. Terminaremos nuestro trabajo comprobando que la instalación funciona correctamente.

En cualquier caso, necesitaremos que el tejado en el que vamos a instalar nuestras placas solares esté en perfectas condiciones con lo que lo más apropiado es rehabilitarlo en caso de que la estructura lo precise. Lo más conveniente, en este caso, es acudir a empresas especializadas en la rehabilitación de cubiertas como Cubiertas Estevez, que realicen un trabajo integral de reparación para que la instalación de las placas solares sea todo un éxito.

Regulación para el Autoconsumo de Energía Solar

Por un lado, la instalación de placas solares no supone un trabajo complejo, pero sí debemos de conocer las diferentes normativas relativas a la energía solar en nuestro país.

Está el Real Decreto de Autoconsumo que se aprobó finalmente en otoño de 2015. Un decreto que, en líneas generales, pone trabas a la producción de energía solar y reduce su rentabilidad a través de diferentes peajes.

No obstante, un cambio de última hora ha ayudado a suavizar estas condiciones para las instalaciones de autoconsumo domésticas.

El decreto establece un peaje de respaldo que se compone de una parte fija y otra variable. Esos peajes introducen un coste añadido a la potencia contratada y otra a la energía que consumimos de nuestra propia instalación, con lo que tardamos más en amortizar nuestra inversión en las placas solares.

Lo interesante es que, según se indica en el apartado 3 de la disposición transitoria primera:

 “Los consumidores acogidos a la modalidad de autoconsumo tipo 1 conectados en baja tensión cuya potencia contratada sea inferior o igual a 10 kW (lo normal en una vivienda) estarán exentos del pago del cargo transitorio por energía autoconsumida previsto en este apartado.”

 De esta manera, tenemos la opción de instalar paneles solares que sí sean rentables para consumo doméstico. En cualquier caso, tal y como están los precios de las instalaciones y de la electricidad, lo mejor es instalar uno o dos paneles en el tejado, con lo que reduciremos nuestra factura y supone una inversión rentable a medio plazo.

No debemos olvidarnos tampoco del impuesto al sol que afecta únicamente a aquellas instalaciones que superan los 10KW. Traducido al conjunto de los españoles, digamos que el 98% de los españoles no estarían obligados a pagar el impuesto al sol.

Por ello, es importante entender el alcance real de este impuesto, y es que con motivo de esta ley han caído las instalaciones de placas solares. Si bien, esto también está claramente relacionado con las complicaciones burocráticas.

Tanto la cantidad de papees que hay que cumplimentar: memoria técnica, solicitud de permisos de conexión a la compañía, contar con una línea y un automático específico, pagar derechos de acometida y enganche e instalar un segundo contador junto con el que ya cuente la vivienda.

En cualquier caso, y pese a este tipo de dificultades burocráticas la rentabilidad a medio plazo está garantizada, pero debemos recordad que el uso de energías renovables también tiene que ver con nuestros valores e interés por respetar nuestro medio ambiente y dirigirnos a formas de consumo más responsables y sostenibles.