Franquicias rentables en España

Las franquicias están resistiendo mejor la crisis en España que otros sectores. Según datos de la AEF (Asociación Española de Franquiciadores), en 2013 se crearon alrededor de mil nuevas pequeñas y medianas empresas bajo el formato de franquicia y 30 nuevas cadenas de franquicias, con lo que el número de establecimientos franquiciados se sitúa en unos 60.000. España ocupa el tercer lugar de Europa en número de cadenas, por detrás de Francia y Alemania. En la actualidad existen 836 centrales, que se concentran sobre todo en las comunidades autónomas de Madrid, Cataluña y Valencia. 

Los sectores más rentables

Se considera al sector de hostelería y restauración como uno de los más rentables para las franquicias. Actualmente operan en España 26 enseñas de este sector, que ofrece una gran variedad de modalidades: bares, cervecerías, tabernas, cafeterías, heladerías, yogurterías, restaurantes temáticos, etc.  En el sector de la alimentación, a las cadenas de supermercados, fruterías y panaderías se han unido ahora, con mucha aceptación, las tiendas de vinos y delicatessen.

Las tres cadenas más rentables

Otros sectores que están en auge son el de las franquicias de estética y belleza, y en general los servicios de cuidado personal, que además requieren inversiones limitadas, el de los alimentos ecológicos, los establecimientos textiles low cost, el comercio electrónico, los servicios a domicilio, las agencias de empleo, las agencias matrimoniales, las empresas de limpieza, de energía solar y renovables, de entretenimiento y ocio, etc.

La cadena de supermercados Dia es la franquicia más rentable de España, según la consultora internacional Franchise Direct, que la sitúa en el puesto 15 de su ranking sobre las 100 franquicias más rentables del mundo. Este ranking mundial está encabezado por Subway, compañía estadounidense de comida rápida (bocadillos), lo que demuestra que las franquicias de hostelería son también las más rentables a nivel global. Subway cuenta con más de 400 restaurantes en España.

La cadena DIA fue creada en 1979 y lleva funcionando como franquicia desde 1989. En la actualidad, de las 4.000 tiendas que tiene en España, más de 1.300 son franquicias. Los franquiciados tienen que abonar un aval de 12.000 euros y un canon de 300 euros, y efectuar una inversión de unos 170.000 euros, pero a los 72 meses reciben el retorno de la inversión. Según fuentes de la cadena, una de las claves de su éxito es su sistema integrado de logística, con 21 centros que le permiten responder rápidamente a cualquier pedido.

La segunda franquicia más rentable de España es la cadena de centros de fotodepilación NO+Vello, situada en el puesto 84 del ranking mundial de Franchise Direct. Creada en 2007, esta compañía tiene ya 380 franquicias en España y 610 en el mundo. Sus franquiciados han de pagar un canon de 200 euros por publicidad y otros 300 euros por servicios técnicos y atención al cliente, a los que hay que sumar una inversión inicial de 30.000 euros. Según la firma, la clave de su éxito ha sido en poner al alcance del gran público el sistema de depilación Intensed Pulsed Light (IPL).

La firma de dietética y nutrición Naturhouse es la tercera franquicia más rentable es de España, según la Franchise Direct, que la coloca en el puesto 91 de su ranking mundial. Esta cadena cuenta con más de 700 tiendas en España y unas 1.900 en todo el mundo. Los franquiciados de Naturhouse han de pagar un canon anual de 600 euros y realizar una inversión inicial de entre 10.000 y 29.000 euros.

Las claves de la rentabilidad

Las franquicias más rentables son las que ofrecen un margen de beneficio más alto y un retorno de la inversión más rápido, y las que tienen una implantación más amplia. La clave de la rentabilidad de una franquicia está primero en sus ingredientes, es decir, en la idea y la forma de producción de un negocio que el franquiciante ofrece al franquiciado: una marca, unos conocimientos, una tecnología de producción y una asistencia continua a los franquiciados que han comprado esa idea.

El grado de innovación influye también en la rentabilidad de las franquicias. La idea inicial de la franquicia ha de constituir un valor añadido: tiene que ser novedosa para el público y ha de poderse convertir en una necesidad para los consumidores.

Otro factor determinante en la rentabilidad es la ubicación de los establecimientos.  Algunos negocios, como los de restauración y los comercios, exigen estar situados en zonas con mucha afluencia de público para ser rentables. De ahí que la elección de la ubicación pueda ser clave en este caso para determinar las perspectivas de negocio del establecimiento.

Finalmente es también clave el contrato que vincula al franquiciante con el franquiciado. La relación entre ambos debe regirse por una reglas de juego claras que no dejen margen para la confusión. Mediante este contrato, el franquiciante, que tiene un know how para comercializar un producto o servicio, cede los derechos al franquiciado. El contrato determina tanto los procesos de producción como las estrategias de venta y la asistencia técnica. El franquiciante supervisará todas las franquicias, resolviendo los problemas que puedan afectar a la imagen de la marca. Por su parte, el franquiciado tiene derecho a comercializar la marca del producto o servicio, a cambio de lo cual pagará una cuota inicial y regalías constantes, además de hacerse cargo de los gastos  de operación del negocio.

Deja una respuesta