Sistemas de gestión medioambiental y control de energía

A fin de cumplir con las exigencias medioambientales impuestas por la Unión Europea, toda organización, independiente de su naturaleza o tamaño, debe hacer uso de herramientas que integren el medioambiente como parte de la gestión integral de la misma.

La implantación de la norma UNE-EN ISO 14001 (Sistema de Gestión Ambiental), permite sistematizar, fácilmente, aquellos aspectos ambientales provocados por el desarrollo de la actividad empresarial. De esta forma, se promueve el cuidado por el medioambiente, se reduce la contaminación, y al mismo tiempo, se consigue ahorrar económicamente.

Gracias a la implantación de la norma UNE-EN ISO 14001, la empresa verá su imagen mejorada, generando valor añadido y posicionándose frente a la competencia como una empresa responsable y comprometida con el medioambiente. Y es que no hay que olvidar, que la ética, es hoy un valor en alza.

A nivel económico, la empresa será más productiva, reducirá costes derivados de la gestión de residuos, y ahorrará en primas por accidentes laborales, demandas, juicios…. Por otro lado, las empresas que han implantado el Sistema de Gestión Ambiental, tendrán un mayor acceso a ayudas y subvenciones.

Sistemas de Gestión de Calidad

Un SGC consiste en un conjunto de normas definidas y estandarizadas de forma internacional, que permiten a la empresa, mejorar su estructura y sus interrelaciones. Estas normas ayudan a establecer patrones de conducta objetivos a toda empresa, independientemente de su actividad. Están regulados por las normas ISO.

Los objetivos de la implantación de las normas ISO, serían los siguientes:

Mejorar el desarrollo de la actividad empresarial, así como su eficacia, a fin de alcanzar sus metas, en función de una estrategia previamente definida, y al mismo tiempo, abaratar costes.

Obtener nuevos clientes, ya que una empresa que haya implantado las normas ISO, verá mejorada su imagen y su reputación, ya que estas normas, se dirigen a la satisfacción del cliente. Mayores ventas, se traducen en mayores beneficios. Todos salen ganando, empresa y clientes, pero también el personal, ya que otro de los aspectos que recoge esta norma es la motivación y el liderazgo.

Aumentará la competitividad de la organización, al disponer de medidas de control estandarizadas, dirigidas al control de los procesos y la mejora continua.

Favorece la comunicación, dentro y fuera de la empresa, lo que ahorra tiempo y dinero. Además, la comunicación entre la plantilla y la empresa, ejerce de elemento motivador, y consecuente, trabajará más y mejor, al considerarse un miembro más de la organización.

Software de gestión

La implantación de un SGC, como la norma ISO 14001, no siempre resulta fácil para las empresas, ya que la situación inicial de muchas de éstas, dificulta la consecución de los objetivos marcados o la implantación de la norma. Para ayudar a las empresas en este proceso, Quattro ha desarrollado q-bo.org, un software de gestión, válido para toda organización, independientemente de su ámbito de actuación.

Entre las ventajas que ofrece este software, tenemos las siguientes:

  1. Ahorro de tiempo y dinero en implantación y mantenimiento del sistema
  2. Reducción de plazos para la obtención de la certificación (en su caso)
  3. Análisis y control de los procesos
  4. Registro y documentación sencilla y de calidad
  5. Implantación del ciclo de mejora continua
  6. Planificación de tareas periódicas, que serán comunicadas vía mail
  7. Gestión integral de riesgos

La norma ISO 50001: 2001

La norma ISO 14001, pueden complementarse con la norma ISO 50001: 2001, que establece los requisitos necesarios, para que un Sistema de Gestión Energética, para conseguir la mejora continua de las empresas, en el uso de los recursos energéticos. El sistema de gestión energético dentro de una organización, se dirige a implantar una política energética y gestionar aquellos recursos energéticos necesarios para el desarrollo de su actividad.

La certificación del sistema de gestión, asegura el control de estos recursos por parte de la organización, así como la mejora continua en el desarrollo energético, lo que favorece el uso de energías sostenibles.

En principio, ambas normas, persiguen objetivos distintos, aunque van en la misma línea. La primera pretende reducir el impacto medioambiental derivado de la actividad empresarial, mientras que la segunda busca reducir el consumo energético dentro de una organización.

Otra diferencia, es que la norma ISO 14001, establece unos criterios, pero no proporciona una metodología de actuación, algo que sí ofrece la norma ISO 50001.