Comunicación por radio en las empresas.

Comunicación por radio en las empresas.

No vamos a hablar en este artículo de la radio como un medio de comunicación al uso, sino como un canal tecnológico que permite entablar conversaciones, y emitir y recibir información en tiempo real. A pesar del auge de la telefonía, la comunicación por radio sigue estando presente en ámbitos como el transporte, el salvamento, la navegación, etc. En España es considerado un servicio público.

Según comenta Nunzia Expósito, en su blog personal, muchos camioneros en EEUU siguen utilizando la radio como instrumento para comunicarse entre ellos. Con sus vehículos atraviesan el país transportando mercancías. Mediante frecuencias de radio de 27 MHz, unos informan a los otros sobre el estado de las carreteras, sobre la situación climatológica o sobre la existencia de un accidente.

La radio les permite recibir información fidedigna, facilitada por los propios camioneros. En menos invasiva que el móvil, pueden seguir escuchándola o interactuar sin necesidad de desatender el volante. En ocasiones, es un acompañamiento para hacer más llevadera sus jornadas laborales maratonianas.

En EEUU hay 40 canales de radio habilitados para la comunicación por carretera. Emitiendo todos en la misma banda. Hay espacios en los que no existe cobertura telefónica; sin embargo, la radio siempre está operativa.

En nuestro país es conocida la existencia de radiofrecuencias utilizadas por los servicios de seguridad del Estado. Policía, bomberos, protección civil. Operan en frecuencias de radio difíciles de sintonizar por el resto de los ciudadanos, pero que ellos tienen integradas en sus equipos de trabajo. Está demostrado que son más eficaces que enviar mensajes por cualquier otro medio. Con un sencillo aviso se activan efectivos para hacer frente a una emergencia. Con la radio, se consigue realizar la coordinación de los equipos y dirigir una operación en tiempo real.

También son conocidos los Radiotaxis. Emisoras utilizadas por empresas o asociaciones de autónomos del taxi, donde desde una centralita se comunican los encargos de los usuarios, y gracias a ello, los vehículos libres más cercanos pueden prestar el servicio. Mediante la comunicación de cualquiera de los taxistas se cubre una parada de taxis, donde hay más demanda de la que pueden atender en ese momento.

La radio en el mar.

Un 80% del tráfico de mercancías a nivel mundial se realiza por vía naval. Durante décadas, los oficiales de marina mercante han dependido de equipos de radio como medio de comunicación y navegación. Por medio de ellos informaban sobre su rumbo, comunicaban su posición y evitaban colisiones.

En la actualidad, la navegación está controla por radares y sistemas electrónicos de navegación conectados por vía satélite. La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) indica que la radio se sigue utilizando para comunicar operaciones, poner en contacto a los marinos con sus familiares y para emitir señales de socorro con los que alertar a los servicios de salvamento en caso de emergencia.

Es recomendable que todas las embarcaciones tengan instalado una centralita de radio, incluso los barcos pesqueros de bajura y los yates de recreo. Se trata de una medida de seguridad básica para resolver siniestros producidos en alta mar.

En el 2012, el crucero Costa Concordia naufragó frente a las costas de la isla Giglio, en la Toscana, Italia. El accidente se saldó con 32 muertos y 64 heridos. La embarcación, con un peso de 114.000 toneladas, transportaba 3.206 pasajeros y una tripulación de 1.023 miembros. El barco colisionó contra un arrecife a pocos kilómetros del puerto. El capitán realizó un viraje para mantener el crucero a flote que, en realidad, descompensó todo el peso de la embarcación propiciando que se hundiera por un lateral.

Aunque el siniestro se podía divisar desde la costa, fue la comunicación por radio la que activó a los servicios de salvamento, evacuando al pasaje y evitando que se produjeran más víctimas.

Los accidentes navales también pueden propiciar cuantiosas pérdidas económicas. En marzo del 2021, el portacontenedores Ever Given quedó encallado en el canal de Suez durante 6 días. Se interrumpió el tráfico naval por la zona. Ningún barco de carga podía atravesar el canal que comunica Asia, África y Europa. El suceso afectó al transporte de mercancías a nivel mundial. Solo en EEUU se calcula que se produjeron pérdidas por valor de, 9600 millones de dólares al día, debido al retraso en las entregas. Fue la comunicación por radio la que permitió tomar medidas en las embarcaciones, y en algunos casos, diseñar rutas de navegación alternativas.

A medida que aumentan las exportaciones internacionales, se saturan las vías marítimas. Los equipos de radio son fundamentales para asegurar una navegación segura y fluida.

La radio en la montaña.

Estamos viviendo un cierto auge de los deportes de montaña: senderismo, escalada, espeleología, free ski, barranquismo, etc. Tiene que ver con la necesidad de contacto de una población, cada vez más urbanita, con la naturaleza y con la adrenalina que producen los deportes de riesgo.

Estas actividades suelen planificarse por medio de asociaciones y federaciones deportivas, y por empresas de ocio, turismo y deporte que actúan en el sector. En ocasiones son grupos de deportistas los que organizan estas expediciones.

Hay que partir de que en el terreno geográfico en el que se realizan, los canales habituales de comunicación no son operativos. En la mayor parte de las montañas no se dispone de una buena cobertura de móvil. Cualquier accidente o emergencia que pudiera suceder, no se puede comunicar por las vías habituales, pero sí por radio.

Partiendo de que, en la mayoría de las ocasiones, el acceso rápido a estas ubicaciones es complicado, la necesidad de disponer de un buen sistema de comunicación es elemental.  Ondamanía, proveedor online de dispositivos de radiofrecuencia, recuerda que cuando nos dirijamos a la montaña, vayamos siempre provistos de un equipo de radiotransmisor canal 7 subtono 7, habilitado con doble escucha. De esta manera podremos estar en contacto con el resto del equipo y con los servicios de emergencia ante cualquier imprevisto.

La tecnología ha compactado estos equipos de radio en manejables walkie-talkies que se puede llevar en la mochila, en un bolsillo o en el cinturón, y se pueden escuchar con un pinganillo inalámbrico. Por este medio podremos recibir o solicitar ayuda de otros montañeros, recibir o emitir información del entorno o comunicarnos con grupos de rescate. Para su uso no es necesario disponer de ninguna licencia, ni pagar ningún tipo de tasa, es un servicio público.

Como hemos visto, allá donde no llegan otros canales de comunicación, llega la radio. Aumentando la seguridad de las personas en cualquier medio.

Ventajas de la radio frente a otros sistemas de comunicación.

  1. Amplia cobertura. Los equipos de radiotransmisor son receptores y emisores de ondas de radio. Por medio de una antena reciben y emiten información. Su alcance viene determinado por la banda de radiofrecuencia en la que operan y por la potencia del aparato. Son independientes respecto a las redes de telefonía y a las conexiones vía satélite. Emiten y reciben señal en cualquier ambiente geográfico.
  2. Diversidad de dispositivos. La tecnología de la radio, desarrollada durante más de 200 años, ha dado lugar a una gran variedad de equipos, compatibles todos ellos entre sí y adaptados al uso que se le dé. Tenemos desde las estaciones de radioaficionados, los equipos instalados en automóviles, las centrales marítimas hasta los walkie-talkies, que son equipos de bolsillo, pero no por ello menos potentes.
  3. Acceso directo a servicios públicos de información y salvamento. Las autoridades habilitan frecuencias especiales de radio, a las que cualquier usuario que las sintonice tiene acceso tanto para recibir información como para comunicar cualquier dato o incidencia. Están conectadas directamente con servicios de emergencia del Estado, de las comunidades autónomas y a nivel local, que tras recibir una señal ponen en marcha todos los medios para resolver la situación. Cuando así se necesite, también pueden alertar a otros particulares para que colaboren en la acción. Así sucede, por ejemplo, en el salvamento marítimo.
  4. Comunicación permanente. Como sucede con una emisora de radio normal, se puede mantener la escucha todo el tiempo que se desee con un bajo gasto de energía. Los servicios de radio funcionan los 365 días, las 24 horas. Muchos dispositivos se alimentan por medio de baterías recargables como las de los móviles, pero con un mayor tiempo de autonomía. Algunos llevan incluido un sistema PTT que selecciona las potencias altas y bajas para regular el nivel de consumo eléctrico.
  5. Información en tiempo real. Una de las características que tiene la comunicación por medio de radiotransmisores es que la información es facilitada por los usuarios en el momento en que sucede o la perciben. Así podemos conocer el estado de la mar, el tráfico en una carretera o las condiciones climatológicas que se están dando en el momento de la escucha. Su valor es incalculable a la hora de atender cualquier suceso imprevisto de cierta gravedad.

Los usos de la transmisión por radio son mucho más amplios. Lejos de parecer una tecnología obsoleta, propia de otros tiempos, es una útil herramienta para cualquier actividad que requiera organización, sincronización y seguridad. La radio opera allá donde otros canales no alcanzan.